Blog Mundo Pymes

Directorio Empresarial Global

¿En qué se diferencian las cooperativas de ahorro y crédito de los bancos?

Written By: Administrador - jun• 06•14
Rate this post

cooperativas_ahorro_credito_2Muchas personas, cuando necesitan solicitar un crédito ya sea de consumo o hipotecario, se preguntan qué diferencia a las cooperativas de ahorro y crédito de las instituciones bancarias. La respuesta a esta interrogante se basa principalmente en la administración de estas organizaciones.

Los bancos son entidades, fiscalizadas por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras, que se forman de acuerdo a leyes especiales, se mantienen y trabajan con el dinero de terceros para lo cual ellos funcionan como custodios de los recursos depositados por empresas y personas naturales.

La subsistencia de los bancos también radica en el ejercicio de préstamos de dinero, para lo cual utilizan lo que sus depositantes confían a la institución. A esta acción se le conoce como intermediación financiera y por ella los bancos cobran un porcentaje, conocido como interés.

La propiedad del banco recae en un grupo de accionistas y se rigen bajo las normas de sociedades anónimas, esto quiere decir que para tomar cualquier decisión relevante la administración requiere de la aprobación mayoritaria de los socios. El peso de cada voto en una sociedad como esta tiene directa relación con la cantidad de acciones que la persona posee en la sociedad, es decir que mientras más acciones tiene más vale su voto, por ejemplo el voto de un socio que posee 10 acciones vale diez veces más que el de un socio que sólo posee una acción.

Cooperativas de ahorro y crédito

ahorro_dineroPor su parte, las cooperativas de ahorro y crédito, son entidades de servicio cuyo objetivo es la intermediación financiera en beneficio de sus socios. Entre su actividad se destaca que pueden recibir depósitos tanto de sus socios como de terceros, solicitar préstamos con entidades financieras nacionales y extranjeras y otorgar préstamos a sus socios.

Para realizar otro tipo de transacciones, como emitir y operar tarjetas de crédito, las cooperativas de ahorro y crédito deben aumentar su capital a un mínimo de 400 mil unidades de fomento y de paso quedar bajo la fiscalización y control de la  Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras.

Para la toma de decisiones, en las cooperativas de ahorro y crédito los propietarios son los socios y cuando éstos votan alguna decisión importante de la organización, cada persona equivale a un voto, sin importar la cantidad de cuotas de participación o capital que ellos tengan dentro de la cooperativa. 

Otra diferencia radica en las restricciones que tienen los socios de un banco para acceder a préstamos en las entidad de la cual forman parte, caso contrario a las cooperativas, donde los socios, cumpliendo con los requisitos contemplados en sus estatutos, pueden acceder a los créditos que esta institución ofrece.

Los bancos son empresas con claros fines de lucro mientras que las cooperativas cumplen además un rol social que es el incluir a personas de medianos y escasos recursos al mercado financiero.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.